jueves, 6 de diciembre de 2012


Testimonio: Farc masacran campesinos y roban tierras en el Caquetá
Orlando Saavedra, desgarbado campesino natural de la vereda La Palestina del olvidado Corregimiento Santa Ana Ramos, adscrito al municipio de Guacamayas, ubicado en los boscosos límites de los departamentos de Huila y Caquetá, relató un estremecedor testimonio que resume la morbosidad criminal de las Farc, la ideologización comunista impuesta por las Farc y sus cómplices dentro de la población civil campesina de esta parte del país, y, la realidad de una guerra renombrada en los noticieros, pero desconocida para la mayoría de los citadinos:
—Mis padres son campesinos oriundos de Algeciras-Huila. Igual que muchos de los labriegos de ese municipio azotado por la violencia de  las Farc desde hace cuarenta años, salieron hacia Santa Ana Ramos en el Caquetá, en busca de un pedazo de tierra para trabajar en paz y producir para vivir, pero lógico, eso no lo conseguirían en el caserío, ubicado a seis horas a pie porque no hay todavía carretera para salir al primer municipio
—Por insinuación de mi tío Jacinto, un hermano de mi mamá, mis padres se “fundaron” en la vereda Palestina, ubicada a otras seis horas por trocha de Santa Ana Ramos. Mejor dicho se metieron en el corazón de la selva, adonde nunca llegaba nadie diferente a las Farc, entonces encontraron tierra para trabajar y sobrevivir pero no la paz, tan esquiva a los campesinos colombianos. En esa lejanía nacimos todos los hijos de la familia Saavedra González—
—Desde niño me acostumbré a ver a los guerrilleros en los caminos, los ríos, la escuela de la vereda y las casas de los demás campesinos. Inclusive a conocer las barbaridades que cometen sin que nadie diga nada, ni siquiera que los medios de comunicación relaten las cosas como son—
—Por ejemplo, en el año 2008 fue muy sonado en la región de Santa Ana Ramos, el caso de  un arriero conocido de la familia, a quien las Farc sindicaban de haber robado ganado, en otra época en Algeciras. Los guerrilleros lo esperaron a la orilla del camino, lo secuestraron, luego lo degollaron y lanzaron su cadáver al río Guayas. La cabeza fue dejada a la orilla del camino para escarmiento de los demás campesinos—
 Pero además, ya imaginará el duro trecho que debíamos recorrer para salir hasta Santa Ana a vender el café, el plátano, las cuajadas o las gallinas. Y siempre la guerrilla controlando todo—
—En el caserío de Santa Ana hay capilla católica, pero el cura solo viene para semana santa y para las fiestas de navidad. Por ese motivo, las iglesias protestantes se han metido con fuerza entre la población y la verdad sea dicha han disputado a las Farc, el dominio y convencimiento de los jóvenes, que al ingresar a la Alianza Cristiana, a los Adventistas, al Movimiento Misionero Mundial o los Pentecostales, obviamente no entran a las Farc… Guerra perdida para los pastores y difusores de la palabra de Dios en zona guerrillera—
—Por esa razón, los guerrilleros declararon objetivo militar a los pastores, a los difusores de la palabra de Dios y de seguido, advierten a los campesinos que no se vinculen a esas iglesias, porque con esta acción los obligan a que les aplican la justicia revolucionaria—
—En la medida que fuimos creciendo vimos como algunos amigos de las veredas cercanas entraron a la guerrilla, inclusive nos entristeció mucho, cuando un guerrillero contó en la escuela, que Irma una muchacha con quien compartimos varias navidades y reuniones en su casa, pero que se había ido para las Farc, murió ahogada en el río Guayas cuando estaban pasando al otro lado—
—De un momento a otro los guerrilleros comenzaron a armar cambuches en los potreros de nuestra finca. Mi papá nos decía que deberíamos ser amables con ellos para evitar problemas, pero que por ningún motivo entráramos a la guerrilla, que nosotros deberíamos estudiar para salir de la pobreza y la lejanía en que vivíamos. Para eso estábamos estudiando en la Escuela—
—Un día, mientras mi papá había ido a Santa Ana a comprar insumos, los guerrilleros se  llevaron a mi hermano mayor que ya había cumplido 15 años. Mi mamá casi enloquece. Fui con ella hasta el campamento principal de los guerrilleros, y después de muchas súplicas, regresamos a la casa con él, donde mi papá también estaba fuera de control—
—Pero todo no quedó así, porque la situación comenzó a complicarse para toda la familia con un rosario de asesinatos que ya casi iban llegando a neustra propia casa. El primer muerto fue Luis Alberto Santofimio un primo en segundo grado, que vendía celulares, minutos para celular y cachivaches en Santa Ana. Lo mataron por chismes y dizque porque estaba llevando celulares al caserío, para que los sapos avisaran al Ejército donde estaban los guerrilleros—
—Eso no era cierto, pero allá ellos son la ley, el orden y los dueños de la vida de todos los campesinos. A Alberto lo esperaron una noche en un callejón oscuro cerca a la salida para Algeciras y dos guerrilleros le dispararon por la espalda cuando iba a entrar a la casa. Enseguida asesinaron a un primo, hermano de la profesora Dora Lilia Saavedra,  acusado de ser “una y mugre” con Alberto—
—El siguiente problema para nosotros fue que los guerrilleros desterraron a unos campesinos amigos que tenían su finca cerca a la escuela y sin mayor explicación se robaron el ganado y las demás propiedades, e instalaron allí a una familia de milicianos de las Farc provenientes de Algeciras, para que espiaran a mi prima Dora Lilia Saavedra profesora de la escuela rural de La Palestina, adonde estudiaban los niños de las veredas cercanas y donde también estudiamos primaria todos mis hermanos y yo—
—Aunque en ese momento, yo ya estudiaba secundaria como alumno interno en el colegio de Santa Ana Ramos, me enteré que los dos milicianos que ocuparon la finca de los recién desterrados campesinos, reunían a los adultos de las casas cercanas y bajo amenazas de muerte los inducían a apoyar a las Farc, y a callar cualquier cosa que supieran, pues ya el Ejército aparecía eventualmente en la vereda—
—Pero mi situación personal tampoco era la mejor en el internado de Santa Ana donde estudiaba secundaria, pues el director del centro educativo era miembro del Partido Comunista Clandestino de las Farc y a diario nos inducía a leer libros de marxismo-leninismo, nos hablaba que la guerrilla era la solución a los problemas sociales, políticos y económicos del país, e insistía en que los jóvenes deberíamos entregar la vida a la revolución. Como sería de revolucionario ese tipo, que hace unos meses fue capturado por la Fiscalía que lo encarceló por apoyar la guerrilla—
—Mi prima Dora Lilia era casada con Ferney Ledezma un gran señor. Campesino trabajador y convencido difusor de la Biblia como miembro de la iglesia Alianza Cristiana. Eran una pareja ejemplar admirados, apreciados y muy queridos entre el campesinado. Dora Lilia llevaba la enseñanza en las venas. Su labor era un apostolado. Inclusive era amiga de la historiadora Diana Uribe con quien se comunicaba de vez en cuando—
—Una mañana llegaron tres guerrilleros a la casa de los milicianos ubicada frente a la escuela. Bebieron café y hablaron muy animadamente con sus cómplices. Luego se dirigieron a la escuela y sacaron a madrazos a Dora Lilia. Ferney estaba allí con ella—
—El bandido que hacía las veces de jefe, dijo:
—Camine a ver compañerita, porque le vamos a cobrar cuentas­—
—Si la van a matar tienen que matarme a mí también— exclamó Ferney.
—Vean este hp… sapo, nadie lo llamó pero eche adelante también. Mejor de una vez pelamos a dos sapos—
—Los niños de la escuela gritaban aterrorizados e imploraban que no los mataran, que ellos querían mucho a su profesora, que no les hicieran ese daño, y mil cosas más, pero los tres sicarios siguieron con su plan—
—Los criminales condujeron los dos secuestrados por un camino que inicia el descenso hacia el río Guayas. Todos los niños, incluidos los tres hijos de la desafortunada pareja, se amontonaron en la parte alta del filito del terreno y vieron cuando, a menos de 100 metros de distancia los arrodillaron y les propinaron  tiros de gracia en la cabeza, eso sí como buenos cobardes, disparados por la espalda—
—Hoy los tres menores de edad viven con un familiar en un barrio pobre en Ciudad Bolívar en Bogotá—
—A partir de ese momento, los guerrilleros desataron una oleada de asesinatos selectivos con el pretendido fín de robarles las fincas e instalar en ellas a milicianos venidos de Algeciras y otros municipios del Caquetá. Mejor dicho le cayeron las siete pestes y la roya a La Palestina y las demás veredas circunvencinas—
—William García apodado cariñosamente “el diablo” por sus actitudes picarescas y su buen humor, tenía como antecedente negativo que cuando era muchacho, un campesino de la Unión Patriótica, lo vió en Guacamayas cuando se robó una vaca. Nunca supimos si sería cierto o no, porque en la vereda La Palestina, jamás robó nada a nadie—
—Menos de un mes después de la muerte de Dora Lilia, William estaba en su finca en la vereda Guayas, cogiendo café en compañía de su hijo José de apenas nueve años de edad. De improviso aparecieron tres hombres vestidos de civil, pero portando armas cortas lo encañonaron y le dijeron al niño que se fuera para la casa—
—No habían transcurrido cinco minutos cuando un disparo de pistola  calibre 9 mm, interrumpió el silencio de la montaña. Rápido la esposa de William y el pequeño hijo corrieron al lugar, pero ya era tarde. Encontraron el cadáver del secuestrado con el cráneo destrozado por el disparo—
—Hoy la viuda vive de la caridad pública con cuatro niños menores de 10 años en su casa paterna en Algeciras. No hay denuncia penal, ni mucho menos están identificados los autores de este crimen atroz—
—El siguiente asesinado fue Jesús Coronado, hombre religioso de la Alianza Cristiana que no hacía mal a nadie. Buena gente como todos los campesinos de mi vereda. Una madrugada aparecieron tres guerrilleros en su casa. Le ordenaron que se levantara y se vistiera para que los acompañara porque necesitaban aclarar unas cositas con él—
—Temeroso por lo que podría significar esa indicación, Jesús los acompañó por el camino que conduce hacia un destartalado carreteable que los campesinos llaman la carretera. Pocos minutos después se escuchó el fatídico disparo de pistola—
—Al instante llegaron al lugar la esposa de Jesús y tres hijos del matrimonio. El cadáver de Jesús estaba boca-abajo y la cabeza con los sesos por fuera en un charco de sangre—
—La viuda de Jesús estaba enferma de lupus, situación que era conocida en toda la región, motivo por el cual, a veces los campesinos de la Alianza Cristiana le ayudaban en la labores de la finca, pero eso no conmovió a los sicarios que desde luego conocían la situación—
—La viuda de Jesús huyó atemorizada de La Palestina con sus pequeños hijos y al poco tiempo murió en Algeciras. De pena moral y lógico por el problema del lupus. Los huérfanos fueron repartidos como animalitos entre los amigos y familiares de las víctimas—
—Pocos días después los guerrilleros de las Farc asesinaron en la vereda El Plumero a un campesino que le decíamos El Mono, a quien acusaron de no querer colaborar con las Farc, pese a tener una tienda a orilla del carreteable. Además le criticaban que cuando entraba el Ejército, él les vendía remesa a los soldados y por otro lado, cobraba dinero a los campesinos por guardarles cosas en su casa—
—Para asesinar al Mono, los tres sicarios lo sorprendieron sentado en un taburete  a la entrada de la casa. Sin darle tiempo a escapar o protegerse del fuego, dispararon repetidas veces contra su humanidad y lo masacraron—
—La viuda del Mono cerró la tienda y escapó hacia Bogotá. Obviamente la propiedad quedó a disposición de las Farc—
—Ahí mismo en la Vereda El Plumero, los mismos sicarios asesinaron a un campesino tolimense, reservista del Ejército, que en dos ocasiones para ganarse una remesa, ayudó a los soldados a descargar víveres de un helicóptero—
—A este señor lo sacaron de su casa y lo asesinaron en una cañada. Por el sobrevuelo de los chulos, los campesinos encontraron su cadáver en avanzado estado de descomposición—
—La vida se convirtió en un tormento para los campesinos de La Palestina y alrededores. Niños sin escuela, fincas abandonadas por los dueños que fueron quedando en poder de los guerrilleros de las Farc, los aminos y trochas llenos de minas quiebrapatas colocadas por las Farc, amenazas de muerte para quien hable con el Ejército, asesinatos selectivos continuos y persecución marcada contra los feligreses de la Alianza Cristiana y para colmar los males, el rector de mi internado, tratando de lavarnos el cerebro para que ingresáramos a la guerrilla—
—Para alejarnos de ese peligro mi papá me matriculó en otro internado y mi mamá se fue para Algeciras con los otros hermanos menores. Pero aún así el drama y la tragedia continuaron. Mi mejor amigo en este nuevo internado perdió ambas piernas por una mina que colocaron los guerrilleros en las afueras del colegio, por el camino donde suponían entraría el Ejército al pueblo en cualquier momento—
—Desesperado mi papá pidió protección del Estado. El Ejército envió un helicóptero a recogerlo en La Palestina, decisión que implicó la pérdida definitiva de la finca y la ojeriza de los milicianos de la vereda que vieron su salida protegido por las autoridades. Luego me recogieron en el internado, con la obvia vista de todos los milicianos y amigos de las Farc. Nos llevaron a la Brigada 12 en Florencia. De allá nos vinimos para Medellín, donde terminé mi bachillerato, no agrícola como era mi sueño, pero así es la vida—
—Atrás quedó mi finca llena de recuerdos y vivencias infantiles, la familia separada, mis sueños de agrónomo enredados en las circunstancias descritas y nuestra identidad como seres humanos con derechos naturales, deshecha por culpa de la violencia y el terror que imponen las Farc en su carrera por la toma revolucionaria del poder—
En este momento que el gobierno colombiano negocia en Cuba el tema agrícola con las Farc, invitó al doctor Humberto De La Calle a que ponga sobre la mesa este caso, que la Cruz Roja y la Fiscalía General de la Nación envíen sus delegados a investigar los hechos en La Palestina, para que se den cuenta que lo dicho aquí es poco en relación con las barbaridades de las Farc contra el campesinado, y para que haya una luz de que al fin se va a aplicar la justicia contra quienes tanto daño han hecho a los campesinos colombianos—
Orlando Saavedra, estrechó mi mano, tomó su maletín negro marca Totto, lo ajustó a la espalda, caminó en dirección de la puerta de la cafetería. La mesera recogió los platos y pocillos desocupados que ya no expelían el aroma del delicioso café.
Al frente un televisor presentó imágenes de los delegados de las Farc en La Habana-Cuba. Un terrorista  leyó un comunicado de su grupo y dijo con el mayor cinismo que las Frac no son victimarios sino víctimas del conflicto. Abrí internet en el Blackberry y para sorpresa, leí en la revista Semana, una carta supuestamente firmada por Gloria Gaitán, en la que argumenta lo mismo que el cabecilla de las Farc en Cuba.
Afuera en las atiborradas calles de una ciudad normal, circulan carros, motos, bicicletas y transeúntes. ¿Cuántos de ellos, son otros Orlandos Saavedras, que han vivido ese horror en sus comarcas y ahora divagan como fantasmas en la selva de concreto?
La vida continúa con sus avatares diarios, mientras las Farc mienten con cinismo, sus cómplices los acolitan y el gobierno no da señal de detener la farsa de las conversaciones en La Habana.
Así roban tierras las Farc a la vez que masacran a sus verdaderos dueños: Los por siempre  sufridos campesinos colombianos.

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
Analista de asuntos estratégicos

Haga click aquí para leer los libros escritos por el coronel Luis Villamarín Pulido

Operacion Sodoma (Caída del Mono Jojoy, símbolo del narcoterrorismo comunista contra Colombia)
Operacion Jaque


Complot Contra Colombia - (Secretos de los Computadores de Raul Reyes)Operacion Sodoma (Caída del Mono Jojoy, símbolo del narcoterrorismo comunista contra Colombia)


El Cartel de las Farc

lunes, 19 de noviembre de 2012


Colombia perdió soberanía Nacional con fallo de la Haya a favor de Nicaragua

Con el fallo en contra de Colombia proferido hoy 19 de noviembre de 2012 en La Haya, por millonésima vez, los alejados habitantes de San Andrés y Providencia, corroboraron la eterna indiferencia de la “aristocracia” andina, frente a los destinos nacionales y la proyección geoestratégica del archipiélago, dentro del futuro comercial, industrial, turístico y pesquero del Mar Caribe colombiano.
      Por ende, se requieren acciones contundentes debido a la pérdida de una importante porción de espacio marítimo con la consecuente disminución del espacio vital geográfico colombiano, la reducción de la soberanía nacional, así como la pérdida de un enorme potencial pesquero, mineral mas los eventuales tesoros de galeones hundidos en la zona por piratas hace más de dos siglos.
     Lo sucedido hoy en la Haya es una vergüenza histórica, que en cualquier país con dignidad o gobierno con autoridad moral,  significa el rodamiento de cabezas. Si esto se cumple, la canciller Holguín es la primera funcionaria que debe salir del cargo, por su torpeza manifiesta en el manejo del tema.
     Cuando ella y Santos bullían de efervescencia politiquera por haberle hecho el favor reeleccionista a Obama en Cartagena, mediante la costosa e inoperante Cumbre de las Américas, pagada por los contribuyentes colombianos; sin sonrojarse, Holguín dijo ante los medios,  algo así como que si Colombia perdía un tramo del mar propio no perdería mucho y que de antemano, ella sabía que la Corte de la Haya emite fallos salomónicos.
     Mediocre, carente de patriotismo y sin visión estratégica o geopolítica, con la actitud propia de las castas politiqueras que han malgobernado a Colombia, la canciller Holguín se anticipó a su ineptitud por no haber formulado una estrategia sólida de defensa de los intereses nacionales.
     De paso reconoció la superioridad de los abogados que representaron a Nicaragua en el litigio, dio luz verde a los jueces de la Corte Internacional de la Haya, para fallar en algo que la propia cancillería colombiana consideraba perdido.
    Pero no solo ella debe responder por este fracaso histórico y humillante para la diplomacia colombiana. Es inconcebible que ante tan estruendoso fracaso político internacional, al señor Juan Manuel Santos se le ocurra presentar su nombre para la reelección. Será demasiado descarado si lo hace, pero más sinvergüenzas los colombianos, que lo acompañen en su vanidosa y egocéntrica idea.
     El Congreso de la República debe abrir un juicio de responsabilidades políticas y las demás a que haya lugar, contra el presidente Juan Manuel Santos, la ministra Holguín, los viajeros que nos representaron en La Haya, y sin excepción contra todas los expresidentes y excancilleres que tuvieron la clara responsabilidad de haber evitado con argumentos jurídicos y estrategias políticas, que los hechos hubieron llegado a la vergonzosa situación de perder mar territorial, soberanía sobre los alrededores de los cayos y cesión ingenua ante  las habilidosas maquinaciones nicaragüenses.
    No se salva ninguno de los presidentes desde la década de los ochenta cuando Nicaragua comenzó a tejer su trama.  Mucho menos que el excanciller Rodrigo Pardo tenga el descaro de salir ante los medios de entrevistador, para preguntar a otros personajes que no fueron cancilleres, en qué afecta esa decisión a Colombia.
      O como María Emma Mejía que con absoluta irresponsabilidad y sin que corran colores por su cara, afirmó que debemos acostumbrarnos a tener que pedir permiso a Nicaragua para navegar en las aguas que históricamente nos pertenecían hasta hoy. Que inclusive eso se sabía que podía pasar desde la época gobierno Samper… Improvisación total. Ver para creer.
      Por supuesto que los expresidentes de la república son tan responsables como Santos. O ¿para qué existe la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores?, ¿para qué sirve su experiencia en asuntos internacionales?, ¿dónde quedó su “patriotismo”? Y ¿cuál es la visión político-estratégica de estadistas que tuvieron para anticiparse a la clara intención de Nicaragua, que al final salió ganadora?
    Por otra parte ¿cómo justifican ante los colombianos que hemos perdido la gran porción de mar territorial, los abultados salarios y viáticos en dólares que ganaron los abogados y demás salarios que recibieron los negociadores colombianos?.
Sin duda que los negociadores nicaragüenses fueron más hábiles y mas patriotas que los colombianos. Se propusieron sacar adelante un proyecto y de hecho tuvieron mejores argumentos que los paseadores nuestros.
      Aquí no cabe el eterno argumento de la selección colombiana de fútbol y de Juan Pablo Montoya de echarle la culpa a los árbitros, a la cancha, al clima, a los pits, a que el otro corredor lo cerró. Y disculpas y más disculpas.
     Seamos claros. Colombia perdió y mucho. Esta pérdida no se tapa con la politiquería barata del enfermizo Angelino hablando sandeces en San Andrés un día antes del fallo. Tampoco se oculta con los reiterativos viajes de la canciller Holguín a hacer propaganda publicitaria a favor de Santos en el exterior.
     El Congreso de la República que también pudo haber cohonestado en este fiasco, está obligado a esclarecer las responsabilidades políticas, administrativas y eventualmente penales, por presunta traición a la patria de los mandatarios que pasaron por el cargo sin pena ni gloria, y que por inacción e irresponsabilidad ,permitieron esa evolución de los hechos.
    Pero claro eso nos pasa, porque un presidente elegido con dineros de la mafia se dedicó a defender su posición personal; otro escurrió el bulto a todas sus responsabilidades como el holocausto del Palacio de Justicia, otro entregó medio país a las Farc y el 85% del tiempo viajó y viaticó por el planeta por cuenta de los colombianos, y otro además de traicionar a su jefe natural y a los votantes, anda en campaña reelectoral desde el mismo día que se posesionó.
    Ninguno de ellos se preocupó por el problema con Nicaragua en la debida dimensión. Eso no tiene punto de discusión. Si lo hubieran hecho, Colombia no hubiera soportado la humillación de hoy.
    Y si de responsabilidades de inteligencia estratégica se trata, queda claro que en lugar de andar chuzando teléfonos de periodistas mamertos y de funcionarios venales, el DAS ha debido por ejemplo, hacer trabajos de inteligencia internacional para determinar cuánto dinero  pudo haber aportado Chávez para financiar la campaña político-estratégica de Nicaragua, cuales pasos dieron etc.
     Pero como ha sido la costumbre de la intocable y sabia “aristocracia” politiquera que nos malgobierna, su actitud arrogante, miope y torpe, fue superada con creces por un grotesco mandatario con actitud de rufián de esquina como Daniel Ortega, que con habilidad y audacia se rodeó de estrategas en negociaciones diplomáticas internacionales y al final se salió con la suya.
     Por estas razones, esto no se puede quedar así. Santos no puede ser reelegido. La canciller Holguín debe renunciar por incapaz. Los negociadores colombianos devolver al fisco nacional el dinero que injustificadamente recibieron por un trabajo que no supieron hacer. El Congreso de la República abrir el debate y sin contemplaciones,  juzgar a los responsables del fracaso.
     Aquí no cabe el argumento baladí que se mantuvo la soberanía sobre San Andrés y los cayos, pues eso ni estaba en discusión ni en duda. Colombia perdió mucho con esta decisión de la Corte de la Haya. Y los culpables del fracaso deben responder.

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
Analista de asuntos estratégicos

viernes, 16 de noviembre de 2012

Diálogos con las farc en Cuba son la repetición del Caguán, Tlaxcala y Casa Verde

     Con la diferencia que esta vez no hay zonas desmilitarizadas, ni despliegues mediáticos previos a los anuncios del comienzo del proceso, la mecánica metodológica de las conversaciones de paz que inician en Cuba la próxima semana, cada día que pasa, se parece mas a los fallidos intentos anteriores.
      Veamos las semejanzas:
     1.    Las Farc imponen el ritmo mediático, mientras el gobierno se ha limitado a contestar que la negociación girará alrededor de la agenda pactada, lo cual es dudoso pues el discurso de Márquez en Oslo; la presencia calculada de la terrorista holandesa para justificar el narcoterrorismo comunista internacional contra Colombia, el cambio de fecha de iniciación de los diálogos en La Habana para concretar el tema de la participación ciudadana (al parecer manipulada por las Farc) y la obvia entrevista del camarada Lozano al camarada Márquez; indican que las Farc se van a salir con la suya, y que las destempladas declaraciones del gobierno al respecto, serán cambiadas por “necesidades para generar confianza y avanzar hacia la paz”
     2.    Los delegados de las Farc hacen lo que dispone su Plan Estratégico, según el cual conversar es parte de su lógica de guerra revolucionaria comunista, para dar saltos cualitativos y cuantitativos en el proyecto político-estratégico. Entretanto, el gobierno llega con delegados nombrados a última hora y a dedo,  con ansias de viaticar en dólares y ganar réditos personales politiqueros, sin plan coherente y sin objetivos nacionales.
     3.    Los ataques terroristas en el Cauca y el paro armado del Chocó que para el ministro Pinzón es un “paro de papel”, son acciones coordinadas, planeadas y dirigidas por el Secretariado de las Farc con miras, a demostrar capacidad de sabotaje (que la tienen), fortalecer el trabajo de las milicias bolivarianas alrededor del Hinterland colombiano, continuar la aproximación del cerco a Cali y el aislamiento estratégico del occidente colombiano del centro de gravedad del poder,  y, de ñapa, el control geoestratégico del Chocó.
     4.    La oferta de la supresión bilateral de acciones armadas, busca aliviar la presión militar, reestructurar las cuadrillas, facilitar el viaje de los cabecillas a Cuba para realizar allí sin presiones la Décima Conferencia o un pleno ampliado; incrementar las relaciones internacionales con los cómplices de la dictadura cubana, el chavismo, los comunistas ecuatorianos encabezados por Correa y los contactos con los demás gobernantes del Alba.
      Asimismo incrementar los secuestros y extorsiones, la expropiación de fincas a campesinos y desde luego el reclutamiento de más jóvenes a las cuadrillas. Por partida doble, las Farc quieren la desmilitarización de sus áreas de influencia, mediante el cese bilateral del fuego para que los terroristas que manipulan el recién creado movimiento político que los apadrina, puedan moverse a sus anchas,mientras hacen campaña electoral con miras al gobierno de transición que luego lleve los comunistas al poder.
     5.    La tregua navideña bilateral, que ahora proponen las Farc, no es nada nuevo. Ya fue utilizada en las negociaciones de Caracas, donde engañaron por primera vez a Humberto De La Calle.
     6.    La participación de la sociedad civil, es la reedición de los comités temáticos del Caguán. La trama es concisa. Mientras los cabecillas llevados como suplentes o asesores “caramelean” a los delegados del gobierno y a los paseantes que harán turismo en la isla, eso sí, pagado por los colombianos;  en La Habana, Márquez y los demás bandidos que lleguen clandestinos a Cuba gracias a la complicidad del eje Caracas-La Habana, realizarán la décima conferencia o el pleno ampliado, a la espera que por el agotamiento de la falta de concreción y acuerdos, el gobierno rompa los diálogos. Asi pasó en La Uribe, Caracas, Tlaxcala y El Caguán.
     7.    Buscarán que con Santos o sin él, si no es reelegido, el proceso de paz continué como hicieron en La Uribe-Meta cuando salió Belisario y entró Barco; o con Gaviria  cuando salió Barco; o como pretendía hacer con Pastrana a quien le plantearon revocar el Congreso y convocar un plebiscito para que prolongara su periodo presidencial ,con el fin de seguir manipulando al débil mandatario conservador.
     8.    Pedirán una asamblea constituyente, como ya lo adelantó la amante de Tirofijo en La Habana, antes de viajar a Oslo, pero igual que en 1991, dirán que no participan en ella pues no pueden estar al lado de quienes ellos combaten. También dirán, que no pueden entregar las armas porque estas son  garantes de su subsistencia, además que nadie se las dio, etc. Así hicieron con la Constituyente de 1991. Las Farc quieren el  poder completo no por porciones.
     9.    Aprovecharán el escenario mediático y la obvia complicidad castrista en Cuba, para invitar “personalidades” de todas partes del mundo, con el fin de dilatar las conversaciones, darse publicidad y continuar avanzando en sus intenciones puntuales. A La Uribe-Meta fueron todos los politiqueros ansiosos de protagonismo. Por ahí desfilaron López Michelsen, Noemí Sanín, Cesar Gaviria, Pardo Rueda, Otto Morales, etc. Por Caracas desfilaron Misael Pastrana, Morris Ackerman, Gilberto Vieira, etc: Por el Caguán desfilaron la reina Nur, ejecutivos de Wall Street, Ingrid Betancur, Humberto Ortega, el terrorista dominicano Isa Conde, delegados clandestinos de Chávez, etc.
     Como es obvio, en Cuba donde funciona la sede social de todos los grupos terroristas del mundo, todos amigos de la dictadura cubana, ya están pasando y pasarán terroristas y proterroristas de todas las pelambres, clamando por “la paz de Colombia”; pero claro por la paz comunista que quieren los camaradas del socialismo del siglo XXI, es decir aquella que solamente es posible cuando las Farc y sus cómplices tengan el poder.
      10. Los negociadores de las Farc han estado en procesos anteriores que no han funcionado para el gobierno de turno, y han llegado a la mesa con equipos estructurados en el Plan Estratégico. En los equipos negociadores oficiales han imperado la improvisación, los nombramientos a dedo, y la falta de un plan de guerra para la paz.
     Belisario Betancur escogió un equipo negociador que era un sancocho de conversadores sin norte claro y sin plan coherente. César Gaviria, terminó embebido con el tema de la Asamblea Constituyente y mordió el anzuelo del Partido Comunista, que envió a varios delegados a hacer el mismo papel pro Farc de Rojas Puyo en Casa Verde. Pastrana incluyó al camarada Lozano en una comisión de notables y se dejó meter el gol de los comités temáticos. Y ahora Santos acaba de ceder con la dilatación del inicio de las conversaciones para concretar la participación de la sociedad civil.
     11.Telesur o telefarc que para el caso es lo mismo, entidad publicitaria del chavismo proterrorista, fue la cadena noticiosa encargada de publicar la  “chiva periodística” de los acuerdos secretos para iniciar diálogos. De remate la dictadura de  Cuba y el gobierno de Venezuela se convirtieron en los garantes de las conversaciones, a pesar de que por sus hechos se sabe que son socios de las Farc. Algo así como poner al gato a cuidar el queso que se roba el ratón.
      12. Ya el semanario Voz del Partido Comunista se contactó con los bandidos de las Farc  en Cuba y comenzó una nueva etapa de propaganda y alegoría al terrorismo contra Colombia, con el coro de idiotas útiles, que de inmediato, entrevistaron al camarada Lozano para preguntarle que dijo el camarada Iván en Cuba, antes de comenzar la farsa; sin darse cuenta que con ese acto, están multiplicando la propaganda de los comunistas armados y desarmados contra Colombia.
     Igual sucedió en el Caguán con las entrevistas del semanario  Voz a Tirofijo, a Reyes y a Cano. Todas con el cuento chino de la libertad de prensa. Igual actúa Botero.
     13. En todos los casos, la agenda ha sido la disculpa del gobierno para sostener la caña en algo que se sabe de antemano no va a funcionar, y el argumento de las Farc para avanzar en su Plan Estratégico; y, enmarañar en forma sucesiva a Belisario, Barco, Gaviria, Pastrana y ahora a Santos.
     En ese orden de ideas, hay muchas más similitudes del actual proceso de paz con los anteriores, en los que la par con estas transfugadas de los cabecillas del Secretariado, las cuadrillas han secuestrado, robado, asesinado y amedrentado a la población civil porque ese es dictado de su Plan Estratégico. No son “paros de papel”, ni mucho menos es cierto que las Farc se sentaron a negociar porque están derrotadas militarmente..
     Se sientan a negociar porque necesitan el proceso de paz para oxigenar su Plan Estratégico, replantear algunas líneas de acción, ganar tiempo, buscar reconocimiento político internacional,  posicionar a sus cómplices del movimiento político interno, dilatar las conversaciones hasta obligar al gobierno a levantarse de la mesa y readecuarse para continuar una etapa más del narcoterrorismo comunista contra Colombia.
     Por eso reafirmamos, el gobierno no es rehén del proceso de paz. Es rehén del Plan Estratégico de las Farc y de las ambiciones personales del llamado "establecimiento" que se cree dueño de Colombia. Lo grave es que a pesar de tantas y tan reiteradas coincidencias, los colombianos tendremos que soportar una vez más los artilugios de las Farc, para repetir dentro de unos meses o años, que no se han debido hacer esos diálogos de sordos. Amanecerá y veremos!!!
Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
Analista de asuntos estratégicos
Lea aquí los libros escritos por el coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
Operacion Sodoma (Caída del Mono Jojoy, símbolo del narcoterrorismo comunista contra Colombia)     

miércoles, 2 de febrero de 2011

EL FORO POR LA PAZ DE COLOMBIA EN ARGENTINA ES UN MONTAJE PARA LEGITIMAR A LAS FARC

Desde antes que el Procurador General de la Nación ratificara en segunda instancia la destitución de la senadora Piedad Córdoba, a quien su despacho halló nexos con las Farc, el argentino Adolfo Esquivel con el apoyo algunas organizaciones izquierdistas inició a promover actos publicitarios en favor de la destituida, y,argumentaron que desde instancias internacionales van a reclamar su restitución y a los pocos días las Farc anunciaron el desagravio con la liberación de los cinco secuestrados.

Ahí comenzó de nuevo el sainete publicitario y la intensa actividad política clandestina de los cómplices de las Farc. Lula ofreció el apoyo logístico para sacar a los secuestrados de la selva pero cuando estuviera posesionada la terrorista Dilma Roussef, para las Farc su “compatriota”.

La justicia chilena negó la extradición del terrorista Manuel Olate. En el inexplicable cuentagotas de Santos con la información encontrada en computadores de las Farc, corroboró la presencia de 25 terroristas extranjeros en Colombia, entre ellos un argentino y otros holandeses.

De remate, el presidente colombiano, no se sabe si con mucha audacia o mucha estulticia afirmó que si las Farc liberan a todos los secuestrados, su gobierno se sentará a dialogar con ellos.

Eso es lo que quieren el Foro de Sao Paulo y la Coordinadora Continental Bolivariana: Que el gobierno colombiano hable con las Farc, para de inmediato ellos quitarles el rótulo de terroristas, abrirles embajadas y legitimarlos como fuerza beligerante, para apoyarlos en una campaña armada contra Colombia hasta que tomen el poder y ubiquen en el gobierno, a alguien que no sea proyanqui sino amigo de la línea de Castro, Lula y Chávez.

lunes, 31 de enero de 2011

¿Podredumbre en la contratación administrativa del Congreso?

 Análisis del conflicto colombiano
Hace una década un célebre politólogo colombiano escribió en una columna de opinión que "el congreso es una asociación para delinquir". En estos días han aparecido en diversos medios de comunicación informaciones acerca de aberrantes contrataciones, despilfarros y por lo destapado hasta la fecha, evidente corrupción a costa de los contribuyentes.
Que una senadora sea señalada por la Procuraduria como amiga de las Farc y por esa razón sea destituida del cargo, o que el hermano del alcalde de Bogotá al parecer utilice su investidura parlamentaria para obtener réditos personales en la contratación pública de Bogotá, son apenas dos síntomas de miles y miles de casos como nóminas paralelas, sobrecostos, coimas, tráfico de influencias, nexos con parapolítica y farcpolítica, argucias electoreras, viajes, pensiones exorbitantes para delincuentes de cuello blanco que han esquilamdo el erario público y que fuera de eso ni siquiera asisten a todas las sesiones, o las sabotean o van dormir al capitolio; son a la vez, componentes de un demoledor contraste frente a los pocos que quieren sacar a Colombia del atolladero.
De ser ciertas todas estas denuncias, debe caer el peso de la justicia a los hampones de cuello blanco y llevarlos a las cárceles comunes para que se reúnan con los atracadores y raponeros de su laya, para que allá revueltos, como deberían estar desde antes de ocupar cargos públicos, resuelvan entre vándalos sus diferencias personales y grupales.


Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
Analista de asuntos estratégicos
www.luisvillamarin.com

viernes, 21 de enero de 2011

Principio del fín del mono Jojoy


    Transcurría  el descaracterizado gobierno de Andrés Pastrana, quien cedía ante los chantajes de los terroristas. Cientos de empresarios amedrentados por las Farc sacaban sus capitales del país. Estrategas de escritorio como Rangel, Tokatlian y otros pontificaban con la guerra de posiciones. El Bloque Oriental desarrollaba parte del Plan Estratégico con la expansión de las cuadrillas hacia Cundinamarca. Las Fuerzas Militares estaban maniatadas a caprichos del inepto presidente Pastrana, y mal comandadas por quienes cohonestaron la entrega del puesto de mando de un batallón a instancias de los terroristas en San Vicente del Caguán.
    Jojoy se pavoneaba arrogante por el Caguán. Lenguaraz exteriorizaba el credo intimidatorio diseñado por el Secretariado. Igual que ahora, estultos periodistas decían que Jojoy era el ala guerrera mientras Cano era el ala pensante y moderada, sin entender que ambos son terroristas y que la locuacidad de Jojoy reflejaba el Plan Estratégico fariano.
     Por aquellos días ya delinquía en Cundinamarca la cuadrilla 51 dirigida por Miller Perdomo. Ansiosos de llevar al "guerra donde más duela a la oligarquía", Secretariado en pleno, no solo Jojoy, envió  la cuadrilla Joaquín Ballén a reforzar a Miller en el suroriente de Cundinamarca. 
    Miller fue incorporado por el Partido Comunista a las Farc en el Meta. Entrenado por vietnamitas, salvadoreños, nicaragüenses y cubanos en los campamentos de Casa Verde y miembro de la familia González Perdomo cuyos integrantes pertenecen a las Farc. En llave con Nelson Robles de la cuadrilla 52 y Romaña de la cuadrilla 53, Miller cometió mil fechorías en el suroriente de Cundinamarca y proyectaba su accionar delictivo dentro de Ciudad Bolívar y la Universidad Nacional en asocio con Chucho y Carlos Antonio Lozada.
     La llegada de la cuadrilla Ballén, acordada en el campamento de La Marranera en 1994 de Guayabetal, con la anuencia del cura Camilo hoy protegido por Lula y Dilma en Brasil, significaba un gran refuerzo a la capacidad terrorista de las Farc en esta región del país.
      Todos los integrantes de “la Ballén” habían recibido entrenamiento de fuerzas especiales y eran combatientes capacitados en "penetraciones" a objetivos de alto nivel, operaciones de comandos y difusión de la línea política dentro de la masa.
     El segundo al mando de la cuadrilla era Felipe Bohórquez alias "el llanero", campesino araucano, valiente, inteligente y arrojado. Su amante, era Nancy una bella campesina. Desde la llegada a Cundinamarca, Miller comenzó a ordenar misiones al "llanero" para alejarlo de Nancy y de paso convertirla en una más de sus amantes. Por la misma época, fue capturado cerca de Guayabetal a Silvio el pastuso, segundo cabecilla de la cuadrilla 31, muy cercano a Miller en las actividades terroristas sobre la vía Bogotá-Villavicencio.
      Silvio negó ante las autoridades ser terrorista y con mentiras se comprometió dizque como campesino de la región,  a entregar información acerca de las actividades de Miller, Robles, Romaña y Joaquín "garganta".
     Como era de suponer los jueces lo soltaron y Silvio regresó a la cuadrilla para comentar que a él lo había delatado un campesino de Pipral. Entonces,  Miller ordenó al "llanero" que lo matara por sapo. Al llegar a la casa de la víctima, el ingenuo campesino acompañado por tres niños y una mujer embarazada  le ofrecieron almuerzo. 
      "El llanero" se sintió incapaz de cometer el crimen. En contraste le advirtió que huyera de la región porque las Farc lo iban a matar. Cuando "el llanero" relató la verdad a Miller, este, ofuscado le increpó:"usted tiene corazón de pollo". Como castigo, lo envió con un comando especial a asesinar al soldado centinela de la base militar La Australia ubicada a la salida de Bogotá hacia el Páramo del Sumapaz. 
      La incursión falló porque en el momento del asalto otro soldado reaccionó y dió de baja al terrorista que intentaba hurtar el fusil del centinela. "El llanero" retornó a la guarida con la noticia negativa y como circunstancia agravante, encontró a Nancy en brazos de Miller. Iracundo, "el llanero" propinó un puntapié a la mujer. Miller lo encañonó con el fusil y el ofendido guerrillero hizo lo mismo. Intervinieron varios terroristas y los tranquilizaron, pero Miller le advirtió que lo llevaría a consejo de guerra, previo concepto de Jojoy.
     Por razones obvias, Jojoy dio la razón a Miller y ordenó fusilar al "llanero", pero la radio operadora le advirtió la situación y el condenado a muerte escapó de guarida con un lanzagranadas, material que entregó ante la primera unidad militar que encontró. Luego se acogió al Plan de Reinserción del Gobierno Nacional.
    De remate, Rossi el segundo de Miller fue capturado en Pereira. Según su testimonio, Miller llegaba con Nancy a bordo de la ambulancia del puesto de salud de San Juan de Sumapaz, a un sitio alto donde mejor entraba la comunicación, para llamar desde 10 teléfonos celulares diferentes, a los familiares de los secuestrados, para que pagaran los dineros de los rescates. 
    En una cinematográfica operación de comandos, los soldados se infiltraron en la noche y en absoluto silencio escondidos entre los matorrales esperaron la llegada del terrorista. A las nueve de la mañana apareció el carro. Desconfiado Miller oteó el sector aledaño. Nancy bajó tranquila y desinhibida orinó muy cerca de la cabeza de uno de los soldados del equipo de choque de la contraguerrilla. Miller hizo la primera llamada y amedrentó a una de sus víctimas. Suspendió las llamadas, de repente disparó su fusil contra un soldado, e intentó subir al vehículo para escapar, pero una ráfaga lo dejó sin vida. A su lado cayeron Nancy y otro escolta.
    Cuando las tropas de refuerzo se aproximaban a lugar de los hechos, Silvio el pastuso salió de una vivienda con un fusil R-15 y enfrentó a los soldados pero también murió con su escolta.
     La muerte de Miller Perdomo fue un golpe mortal para las Farc. Significó la muerte de un cabecilla de frente, la pérdida del primer puntal de confianza de Tirofijo, Jojoy y el resto del secretariado en el plan de entrar a Bogotá, además de la pérdida de cientos de documentos electrónicos, dificultades para contactar a los familiares de secuestrados y extorsionados, disgregación de las milicias urbanas de Bogotá y en general, un duro revés para el Plan Estratégico de las Farc. 
      Así, la muerte de Miller Perdomo en el Páramo del Sumpaz marcó el comienzo del debilitamiento del Bloque Oriental y el fin del mito de  la supuesta invencibilidad del mono Jojoy. Después vinieron la Operación Berlín en Santander, las bajas de Urías Cuéllar, Buendía, y otros cabecillas cuya misión era intensificar la guerra en Cundinamarca. El destino del mono Jojoy estaba trazado.
Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
Analista de asuntos estratégicos
 

martes, 18 de enero de 2011

¿Acuerdo humanitario y negociación de paz con las Farc?

      La liberación unilateral de cinco secuestrados en poder de las Farc es una jugada a varias bandas del grupo terrorista, pues busca relegitimar a Piedad Córdoba,  proyectar Dilma Rousseff como la gestora de la “paz” en Colombia, facilitar la labor política venidera de Lula en el continente, y desde luego, que al comunidad internacional retire el rótulo de terroristas a las Farc.
      En teoría suena atractivo un anuncio de aclimatación de paz, pero el fondo del asunto es diferente. Las Farc se guían por el Plan Estratégico que no es otra cosa que la hoja de ruta integral que tiene su partido político para avanzar hacia la toma del poder e imponer una dictadura totalitaria en Colombia, afín a los intereses del socialismo del siglo XXI.
      No es un secreto que los contundentes golpes tácticos de connotaciones político-estratégicas propiciados por las Fuerzas Militares en desarrollo de la Estrategia de Seguridad Democrática, contribuyeron a aumentar problemas internos en las Farc verbigracia, dificultades de comunicación entre los cabecillas del Secretariado, incremento de las deserciones, pérdida del secreto de sus planes, revelación de los nombres de sus cómplices dentro y fuera del país,  corroboración de su inmersión en el narcotráfico, así como la confirmación de su autoría en diversos actos terroristas, negada por ellos mismos.
     Por lo tanto, antes de tomar cualquier decisión de fondo y en contravía con la presión internacional que ejercen los amigos de las Farc, el gobierno colombiano y la Cancillería deben examinar con lupa los reveladores documentos del Movimiento Continental Bolivariano, el Foro de Sao Paulo y los comprometedores emails hallados en los computadores de Reyes en Ecuador y de Jojoy y Tirofijo en La Macarena.
    Ninguno de estos documentos se inclina hacia la paz con desarme y sometimiento de los terroristas a la justicia colombiana. Mucho menos refiere la reparación de las víctimas que ha producido el latente ataque de las guerrillas comunistas contra la institucionalidad desde hace cincuenta años. 
    Por el contrario, son planes de guerra combinados con argucias publicitarias y estratagemas politiqueras continentales orientadas a legitimar a las Farc, lograr que el gobierno colombiano se siente a hablar de acuerdo humanitario y de supuesta paz con los terroristas, para que así los gobiernos afines al Foro de Sao Paulo, puedan reconocerles estatus de beligerancia, abrirles embajadas en sus países y apoyar el Plan Guaicapuro del gobierno de Venezuela contra Colombia, para instaurar aquí un gobierno afín al socialismo del siglo XXI y la línea castro-chavista.
    Es evidente que el gobierno colombiano se quedó corto y demostró carencia de estrategia integral para contrarrestar los planes terroristas en el hemisferio,  por no llevar los computadores de Reyes a la Corte Penal Internacional, por no desenmascarar a todos los que allí aparecen comprometidos y fuera de eso por el inexplicable silencio y manejo a cuentagotas que se ha dado a los voluminosos y de seguro, explosivos contenidos, de los computadores de Jojoy y Marulanda incautados en un mismo sitio.
    Si se analizan los hechos ocurridos después de la improcedente reunión de Tirofijo con Chávez, Correa, Evo y Ortega en el Yarí, el libreto de las Farc y sus correligionarios ha sido el mismo: Farsas de liberaciones a cuentagotas, propaganda sesgada  contra el gobierno colombiano apoyada desde la sombra por los miembros más recalcitrantes de Unasur, difusión de la idea de negociar el acuerdo humanitario con la subsiguiente paz, ataques terroristas aislados y protagonismo mediático de Colombianos por la Paz al unísono con la “discreción” mediadora de Lula.
    Sin embargo, las operaciones Jaque, Fénix, Camaleón y Sodoma, sumadas a la torpeza de las Farc al asesinar al gobernador del Caquetá recién secuestrado, y el descubrimiento de todos sus planes, han conducido el curso estratégico de los acontecimientos a que Dilma Rousseff, sea la tabla salvadora que evite el naufragio de las Farc como proyecto político.
     En ese orden de ideas, así como la Cancillería debe reaccionar para difundir ante el mundo la realidad “fariana” y denunciar ante los tribunales internacionales a quienes apoyan el terrorismo contra Colombia; los ministerios del Interior, Justicia y Defensa, deben desempolvar las experiencias  de las fracasadas negociaciones de paz de las Farc con las administraciones Betancur, Barco, Gaviria, Samper y Pastrana, para asesorar al gobierno central cómo debe actuar, dada la farsa reiterativa y la metodología engañosa del Secretariado de las Farc.
      La explicación es sencilla. Si desde hace más de diez años, las Farc se han obcecado en negociar un acuerdo humanitario para legitimar el secuestro y alargar la guerra, hoy que están en dificultades políticas, militares, logísticas y de interacción con los cabecillas nacionales, pero indoctrinados por el credo marxista-leninista y convencidos que el lineamiento táctico alrededor del terrorismo es correcto, las Farc no van a renunciar ni al Plan Estratégico, ni a la idea de meter a Colombia en el entorno castro-chavista que corre por el hemisferio. 
     Además, sus socios internacionales tampoco van a renunciar a esa posibilidad, porque entre otras cosas, quienes están implicados en apoyar las Farc, necesitan que el entramado capitalista se caiga en Colombia, para quitarse ese problema de encima, primero con la legitimación de las Farc y después con el apoyo militar, económico y diplomático a ala ofensiva final del grupo terrorista.
Todo esto india que la liberación de los cinco secuestrados a cuentagotas, como apéndice de la búsqueda del acuerdo humanitario que tanto promueven sus socios políticos, no es ningún paso hacia la paz, sino una jugada estratégica más hacia la prolongación de la guerra en al que llevan cincuenta años, a la que no van a renunciar pues como decía Tirofijo: “estos fusiles lso conseguimos en combate, nadie nos los dio, entonces tampoco tenemos porque entregarlos a la oligarquía.
       Así ha sido cada vez que el gobierno se sienta a hablar con las Farc. Cambian el libreto, se declaran agredidos, culpan al gobierno de toda la violencia que han generado las cuadrillas de las Farc, amenazan estar muy furiosos y descontentos con el trato recibido, y dilatan las cosas mientras sus cuadrillas se fortalecen en los campos político y armado. 
     Luego rompen las conversaciones y afirman que no les quedó otra salida que continuar en la guerra. Las Farc nunca han pensado en desmovilizarse, ni en la reforma agraria, ni en la paz. Su argumento es la guerra para conseguir la paz comunista, es decir, para tomarse el poder e implantar un gobierno totalitario en Colombia. Ni más ni menos.
      Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
       Analista de asuntos estratégicos